jueves, 9 de febrero de 2012

El Noviazgo en la Adolescencia



¿Qué es el Noviazgo?
Es una de las etapas más bonitas y disfrutables de la vida del ser humano. Es una relación transitoria entre un hombre y una mujer, la cual les brinda la oportunidad de conocerse más afondo para decidir en un determinado momento pasar a la siguiente fase que es el matrimonio.


Muchos adolescentes confunde sentimientos de amistad y amor, queman etapas sin saborear bien lo que es una auténtica amistad y no dan tiempo para que ésta dé frutos. Piensan que porque se entienden bien con su nueva amistad inmediatamente tienen que ser novios.


Etapas del Noviazgo
Antes de llegar al noviazgo se pasan por varias etapas:
-La etapa de atracción y encantamiento.
-La etapa de la amistad, donde se empiezan a vivir sentimientos de cercanía y se definen las normas y los alcances de la relación.
-Inicio del Noviazgo: en esta etapa ambos reconocen que se atraen y deciden iniciar una relación, la cual se vuelve todavía más cercana, llena de detalles, con ciertos limites y donde puede florecer el amor verdadero.


Como iniciar y llevar un Noviazgo sano
-Esperar el momento oportuno: sin prisas vive y goza tu juventud. Aprende un poco de la vida, así cuando te cases, ya cuentes con más experiencia y vayas más seguro de lo que quieres.
-Si te has enamorado de alguien, quiérelo por lo que es, no por lo que quieres que sea. Aprende a ver sus cualidades y sus limitaciones. Como tú, tiene cosas buenas y malas.
-El noviazgo no es igual a sexo: el amor verdadero no busca excusas para usar el sexo lo más posible. El auténtico cariño no pretende su placer egoísta, sino piensa más en servir a la persona amada con el esfuerzo que sea necesario.
Un buen noviazgo permite, claro que sí, besos y abrazos hechos con mucho respeto y delicadeza. ¡Suficiente! No es necesario avanzar más.
Muchos novios creen que se aman porque se entienden sexualmente. Entenderse sexualmente no significa amor.

Noviazgo Cristiano
Más bien, el tema podría ser: El noviazgo a la luz de la Biblia, y con un énfasis especial en la pregunta específica: ¿Debo esperar que Dios me mande mi pareja, o debo buscarla yo mismo?
Al plantear esta doble pregunta, surgen otras más. Veamos por lo menos 2 básicas:
  • Si Dios me la va a mandar, ¿Cómo sabré quién es la persona enviada? En la Biblia, y en la experiencia de algunas personas, se ha demostrado que el hecho de depender 100% de Dios para recibir la pareja es la  excepción y no la regla. Casos excepcionales, como el de Rebeca para Isaac.
  • Si es que somos nosotros los que debemos escoger, ¿Hay alguna manera de estar seguros de no equivocarnos? Esto sucedía también en algunos casos en los tiempos Bíblicos. Jacob escogió a su esposa, entre otros casos.
Conclusión
  • El noviazgo debe ser visto como AMISTAD. La amistad debe ser la base de todo noviazgo, así como también de todo matrimonio.
  • No seré legalista al decir que no se valen besitos románticos, o caricias sanas, pero es más placentero si ves a tu chica (o) como tu mejor amiga (o) y su tiempo es invertido a conocerse en alma y espíritu (el cuerpo debe esperar), a través de la comunión.
  • Un noviazgo cristiano no es lo mismo que un noviazgo de iglesia. En el primero, además de respeto total, y de amor desinteresado, existen elementos como la edificación, la ministración, la oración mutua, el servicio, etc. Ambos son capaces de buscar tiempo para ellos, SIN SACRIFICAR EL TIEMPO DE DIOS Y DE SU OBRA.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada